El problema del consumo de sustancias psicoactivas o ‘drogas’ es relativamente nuevo en el mundo de habla castellana. En efecto, antes de 1970 solamente se presentaban casos aislados de uso de heroína en Argentina, la marihuana era  una sustancia usada solo por algunos sectores de la población en el área del Caribe, y la cocaína era virtualmente desconocida. La España de la post-guerra ignoraba prácticamente todo sobre el problema, en parte debido a sus difíciles condiciones económicas, en parte debido a las severas medidas existentes en la época tanto con respecto al tráfico como respecto al consumo de drogas.

Pero todo esto cambia dramáticamente a partir de comienzos de los setentas. Primero fue el auge de la marihuana y de los alucinógenos como el LSD; luego fue la aparición de la cocaína en América Latina y de la heroína en España, y más tarde las sustancias sintéticas. Hoy en día, culminado el siglo XX,  todos los países hispanoparlantes se ven afectados por el uso masivo de sustancias ilegales, que se concentra en la población joven y que por ello mismo se convierte en una seria amenaza para el futuro de estas naciones.

 Algunos de estos países optaron por negar o por ignorar la situación, esgrimiendo para ello unos argumentos que en la actualidad son vistos como de muy poca validez (por ejemplo, que el problema del consumo era de los países ‘ricos’). Pero es evidente que el sol no puede taparse con un dedo. Por ello, y ante la urgencia de la situación, fue creado en Colombia en octubre de 1998 el Programa Presidencial RUMBOS, cuyo único objetivo es buscar las estrategias que lleven a disminuir el consumo de sustancias psicoactivas, tanto legales como ilegales. Para lograr tal objetivo, RUMBOS propone como estrategia fundamental el proporcionarle    a la población los instrumentos que le permitan participar activamente en esta dirección, con base en la firme convicción de que no importa cuántos expertos se ocupen del asunto, mientras la comunidad no asuma su parte de responsabilidad la situación solo tenderá  a agravarse. Y como la familia sigue siendo uno de los pilares básicos sobre los que se apoya toda la estructura social, es a ella a la que deben proporcionársele prioritariamente instrumentos de trabajo .

Este libro es un instrumento concreto que RUMBOS pone a disposición de  la comunidad para iniciar un proceso conjunto de búsqueda de soluciones. Naturalmente, nadie puede pretender encontrarle soluciones a un problema que no conoce, y no es necesario llevar a cabo ninguna investigación para afirmar que, aun cuando la mayoría de las personas   conoce a alguien afectado por el consumo de alguna sustancia (el alcohol en primer lugar), es muy poco lo que saben al respecto. Este es un primer acercamiento al problema, con el que se pretende llenar un vacío esencial; pero vendrán muchos otros en los próximos meses.

El equipo de RUMBOS, el Programa Presidencial para Afrontar  el Consumo de Drogas, estará permanentemente a disposición de todas las personas que, habiendo leído este libro, deseen apoyo para la realización de alguna iniciativa que conduzca a prevenir el consumo de drogas.

Artículo