La Estrategia Nacional de Control de Drogas para 2010, del Presidente Obama, constituye un planteamiento integral dirigido a reducir el consumo de drogas y sus consecuencias. Esa Estrategia, que propone un equilibrio entre la prevención, el tratamiento y la aplicación de la ley, apunta a una reducción del 15% en el consumo de drogas entre la juventud en un plazo de cinco años, y a disminuciones parecidas en el consumo crónico de drogas y en sus consecuencias, por ejemplo, las muertes causadas por las drogas o por accidentes viales debidos a las mismas. A continuación presentamos brevemente los aspectos salientes de esa Estrategia, que aprovecha la potencia cooperativa de los organismos locales, estatales, tribales y federales, de las organizaciones comunitarias y de otros socios no gubernamentales.

Artículo