El consumo y la dependencia de sustancias suponen una importante carga para los individuos y las sociedades en todo el mundo. El Informe sobre la Salud en el Mundo 2002, senaló que el 8,9% de la carga total de morbilidad se debe al consumo de sustancias psicoactivas. El informe reveló que, en 2000, el tabaco supuso un 4,1% de la carga de morbilidad, el alcohol un 4%, y las drogas ilícitas un 0,8%. Gran parte de la carga de morbilidad atribuible al consumo y a la dependencia de sustancias es el resultado de una amplia gama de problemas sanitarios y sociales, entre ellos el VIH/ SIDA, que en muchos países tiene como principal determinante el consumo de drogas inyectables.

Este informe neurocientífico constituye el primer intento de la OMS de proporcionar una síntesis integral de los factores biológicos relacionados con el consumo y la dependencia de sustancias, mediante un resumen de los vastos conocimientos adquiridos en los últimos 20 a 30 años. El informe destaca el estado actual de los conocimientos sobre los mecanismos de acción de diferentes tipos de sustancias psicoactivas, y explica cómo el consumo de esas sustancias puede conducir a la aparición del sındrome de dependencia.

Aunque se centra en los mecanismos cerebrales, el informe también analiza los factores sociales y ambientales que influyen en el consumo y la dependencia de sustancias. Asimismo, trata de los aspectos neurocientíficos de las intervenciones y, en particular, de las implicaciones éticas de las nuevas estrategias de intervención biológica.

Articulo