Sustancias Psicoactivas

¿POR QUÉ ES PERJUDICIAL LA COCAÍNA?

Aparte de los efectos señalados en los artículos y las definiciones en otras secciones de esta Enciclopedia, es importante subrayar que contrariamente a lo que se dijo durante mucho tiempo, la cocaína es altamente adictiva y produce tolerancia (necesidad de aumentar la dosis para obtener los efectos); esto implica una enorme cantidad de riesgos personales y sociales, que abarcan desde la posibilidad de tener graves dificultades psicológicas hasta contribuir al aumento de la delincuencia y de los problemas económicos de las naciones.

Pero quizás lo más importante que debe tener en cuenta un potencial usuario es que estas sustancias simplemente producen la “impresión” de ser más inteligente y creativo: pero es una impresión falsa que tiene un costo elevado; el sistema nervioso central no puede manipularse arbitrariamente; la excitación que se produce será necesariamente seguida por agotamiento y depresión, y más tarde por trastornos mayores.

Las mujeres embarazadas tienen una responsabilidad particularmente grande en este sentido, pues al igual que con la heroína, ya se han observado muchos casos de bebés afectados seriamente por la ingestión de cocaína de sus madres.

¿ESTÁ RELACIONADO EL USO DE COCAÍNA CON EL CONSUMO DE OTRAS SUSTANCIAS?

Definitivamente si. La cocaína casi siempre se usa alternadamente con alcohol o con tranquilizantes: en el primer caso, la cocaína “suspende” -simplemente en apariencia- algunos de los efectos desagradables del alcohol; en el segundo, los usuarios de cocaína padecen muy frecuentemente de insomnio, que intentan contrarrestar con píldoras tranquilizantes e hipnóticas (para dormir).

Además, muchas personas mezclan directamente las sustancias y someten con ello al organismo a duras pruebas que pueden ser muy lesivas.

¿CUÁLES SON LOS INDICADORES DE QUE UNA PERSONA ESTÁ CONSUMIENDO COCAÍNA?

Si se trata de un usuario ocasional, no hay manera de estar seguro. Por eso los indicadores que se mencionan a continuación deben emplearse con prudencia y sin apresuramientos, pues un error puede causar más problemas en la persona afectada y en su familia.

– Congestiones nasales crónicas no relacionadas con ninguna enfermedad.

– Cambios bruscos en los estados de ánimo; crisis de depresión, de agresividad o de euforia.

– Pérdida progresiva de intereses habituales; mal rendimiento escolar o laboral.

– Aislamiento de la familia y de los amigos de quienes se sabe que no son usuarios; nuevas amistades, de quienes se sospecha que sí lo son.

-Necesidades repentinas de dinero; préstamos frecuentes, deudas injustificadas; desaparición de objetos de la casa o el sitio de trabajo.

Como puede verse, muchos de estos síntomás se presentan en otras situaciones no relacionadas con el uso de cocaína. Por ello puede decirse que nada reemplaza una comunicación directa y apropiada.

¿QUÉ PUEDE HACERSE CUANDO EXISTE LA CERTEZA DE USO DE COCAÍNA?

Primero que todo es necesario que la persona acepte que tiene un problema; luego deberá buscarse ayuda externa, según la gravedad de la situación. Así, puede requerirse una desintoxicación; y en todos los casos un tratamiento psicológico, preferentemente extensivo a la familia. Existen muchos centros privados y públicos que ofrecen estos servicios.